La defensa de una falsa acusación de mal praxis médica

Por: Raquel Castellón Shible

La “mal praxis” es la inobservancia al deber objetivo de cuidado por parte de un médico, consistente en la falta de aplicación de métodos, procedimientos y técnicas médicas que provoca un resultado lesivo para la salud y vida de su paciente.  La producción de esa falta debe ser previsible y evitable; a su vez, es indispensable que el resultado dañoso sea consecuencia directa de la falta cometida por el galeno. Cualquier médico puede ser acusado de mal praxis (incluso de forma injusta), por la lesión o muerte sufrida por un paciente.  

Sin embargo, no todo resultado lesivo es producto de la acción u omisión del médico.  Por consiguiente, si llega a ser acusado de mal praxis, es necesario tomar en cuenta los siguientes aspectos para ejercer su debida defensa técnica y material:

  1. Determinar si el resultado muerte o lesión es una forma de iatrogenia, es decir, una conducta médica atípica (penalmente)  que implica que aún respetando las técnicas y procedimiento médicos, sobrevienen efectos lesivos e inevitables para el paciente, como consecuencia del riesgo inherente a la actividad médica.
  2. Analizar si se dan los tres presupuestos para que se configure la mal praxis médica, es decir, la falta, el resultado lesivo y el nexo causal entre la falta cometida por el médico y el daño causado al paciente.  Para ello, tanto la acusación fiscal como la querella que interponga la víctima debe contener una descripción clara, precisa y circunstanciada de los hechos imputados al galeno, en resguardo de su derecho de defensa.
  3. Debe existir un criterio médico que acredite que en el caso particular, el médico no ha sido imprudente ni ha incurrido en una falta al deber de cuidado que provoque lesión o muerte a la víctima. Los dictámenes médico  legales son emitidos por la Sección Clínica Médico Forense del Departamento de Medicina Legal del OIJ. Sin embargo, si el dictamen de los peritos oficiales no es positivo para la defensa del médico acusado, es posible impugnarlo ante el Consejo Médico Forense e incluso ofrecer a otro perito que valore el caso de forma objetiva, en aplicación del principio de libertad probatoria.
  4. Acreditar que el médico acusado cumplió con las reglas del arte médico y los protocolos requeridos.
  5. Probar que el médico no ha incurrido en faltas al Código de Ética Médica, si es el caso.
  6. Demostrar los atestados académicos y profesionales del galeno, así como su experiencia en el ejercicio de la medicina.
  7. Acreditar que el paciente suscribió un documento de consentimiento informado y que el médico le explicó los riesgos que implicaba el procedimiento.
  8. Ofrecer como prueba el expediente clínico del paciente, para comprobar el cumplimiento de los protocolos médicos y el consentimiento informado.
  9. Ofrecer la declaración de testigos que acrediten la calidad ética y técnica del médico acusado y otros testigos miembros del equipo médico que declaren sobre el cumplimiento de los protocolos médicos en el caso concreto.
  10. Contar con los servicios de un consultor técnico que posibilite analizar y cuestionar el elenco probatorio de forma objetiva.

El ejercicio de la medicina conlleva riesgos evidentes. Para evitar exceder aquellos riesgos que son permitidos, los médicos deben realizar la actividad para la que se encuentran capacitados, según las técnicas y procedimientos médicos autorizados.  A su vez, para garantizar su derecho de defensa ante una eventual denuncia falsa, es recomendable documentar en el expediente médico de sus pacientes, todos los procedimientos que realicen, incorporar el consentimiento informado suscrito por el paciente con los datos concretos de su intervención, consentimiento que también podría ser verbal y grabarse con la autorización de paciente, con el fin de evitar la posterior tergiversación de los hechos.

No está de más recomendar que al realizar ciertos procedimientos y atender pacientes insatisfechos o incómodos, los médicos deben hacerse acompañar por miembros de su equipo, que podrían ser sus testigos en juicio por mal praxis.

 

Otras noticias