Internet Grooming

Por: Licenciada Raquel Castellón Shible

Las redes sociales y los novedosos juegos en línea, colocan a niños y adolescentes en una posición vulnerable frente a los depredadores sexuales.  En la seguridad de sus hogares, los menores de edad pueden ser contactados en Internet u otros medios electrónicos, por pedófilos que utilizan técnicas de engaño, seducción y acoso con fines sexuales.  Esta acción delictiva conocida como Internet Grooming, está prevista y sancionada por el artículo 167 bis del Código Penal de Costa Rica con el nombre de Seducción o encuentros con menores por medios electrónicos, con una pena de prisión de uno a tres años. Puede ser cometida por una persona que está plenamente identificada, por alguien que suplante la identidad de un tercero o que se presente con una identidad falsa, haciéndose pasar por otro niño o adolescente.  

El delito se configura con el solo hecho de establecer comunicaciones -por cualquier medio electrónico- de contenido sexual o erótico, ya sea que incluyan o no imágenes, videos, textos o audios, con una persona menor de quince años o incapaz.  La pena se agrava de dos a cuatro años, cuando el autor de esas conductas procure un encuentro personal en algún lugar físico con una persona menor de edad o incapaz.

El victimario o groomer gana la confianza de la víctima con la intención de obtener material pornográfico, cometer abusos sexuales, violaciones e incluso asesinatos.  Sin embargo, el tipo penal no exige que se produzca un daño tangible a la víctima, basta con establecer las comunicaciones de carácter sexual o intentar tener un acercamiento.

Los padres de familia y tutores deben involucrarse activamente en la vida virtual de los menores de edad e incapaces que están bajo su cuidado. Deben darles confianza para que les cuenten si son contactados por personas con intenciones nocivas o libidinosas. Es necesario utilizar filtros para evitar el acceso a contenidos no aptos para menores y supervisar constantemente su actividad en línea. Además, deben velar porque los establecimientos con acceso a Internet que visiten, incluso escuelas y colegios, se ajusten a las regulaciones de Ley de Protección de la Niñez y la Adolescencia Frente al Contenido Nocivo de Internet y otros Medios Electrónicos.

En caso de ejecutarse el delito, debe evitarse hacer sentir culpable a la víctima, por el contrario, hay que brindarles apoyo emocional y psicológico.  Es indispensable guardar las pruebas para hacer las denuncias respectivas, no borrar los mensajes, audios o videos objeto de las comunicaciones ilícitas y certificarlos notarialmente. El Internet Grooming está sancionado penalmente porque los menores de edad no tienen la capacidad de discernir en materia sexual y la exposición a contenidos y comunicaciones nocivas, genera no solo una sexualización prematura en su perjuicio, sino un riesgo a sufrir lesiones irreversibles en su integridad física y psicológica.

 

Otras noticias