¿Es obligatorio ser testigo en un caso penal?

Por: Dr. Juan Diego Castro Fernández

Si. Desde la óptica de la ética ciudadana y de la solidaridad social, como desde la perspectiva jurídica tenemos la ineludible obligación de servir como testigo en los casos penales que nos consten. Es nuestro deber con la justicia y la verdad.

El alto nivel de impunidad existente en nuestro sistema judicial es pavoroso. En los últimos diez años, el noventa por ciento de las denuncias recibidas por el Ministerio Público, acaba sin respuesta judicial. Es un desastre del que nadie de la cúpula judicial dice esta boca es mía. Diez de cada cien casos penales, tres concluyen con sentencia condenatoria, otros tres con fallo absolutorio, dos con conciliación y dos con criterios fiscales.  Muchas veces es por que los testigos olvidan, no llegan o algunas otras veces mienten.

Nuestro Código Procesal Penal dispone que toda persona tendrá la obligación de concurrir al llamamiento judicial y de declarar la verdad de cuanto conozca y le sea preguntado; asimismo, no deberá ocultar hechos, circunstancias ni elementos, sin perjuicio de la facultad del juez para valorar el testimonio, de acuerdo con las reglas de la sana crítica.  Y agrega que el testigo no estará en la obligación de declarar sobre hechos que puedan depararle responsabilidad penal. (artículo 204 CPP).

Cuando declara como testigo ante un tribunal penal, el juez le advertirá las consecuencias que usted tendría si comete el delito de falso testimonio, que podría llevarle hasta ocho años a la cárcel. Le explicará que es su obligación decir la verdad y no ocultar lo que sabe. Usted será interrogado por las partes (fiscal, actor civil, querellante, actor civil y defensor) y por los jueces del tribunal.  

Responderá las preguntas mirando solamente a los jueces. En la ética forense lo adecuado es no volver a las partes.  Contestará despacio, porque aunque todo es grabado en audio y video, siempre hay un juez que va transcribiendo lo que dicen los declarantes, circunstancia que hace muy lento el debate.  En nuestro país no existe la posibilidad de exigir al testigo que responda sí o no. El deponente puede explicar lo que quiera, pero no puede dejar de responder, salvo que su respuesta lo obligue a declarar contra sí mismo.

Los resultados de los interrogatorios dependen de la calidad moral y la valentía del testigo y claro está, de la habilidad, a experiencia y sobre todo la información del expediente y del interrogado que maneje el abogado que hace las preguntas.

 

Otras noticias